Diluviar es una palabra comúnmente empleada para describir a las lluvias abundantes. Tanto su etimología como sus usos mitológicos apuntan a una limpieza a gran escala, al diluvio universal recogido por el Génesis y otras obras religiosas de la Antigüedad.

La palabra diluvio viene del latín, de diluvium, que significa «inundación, desbordamiento» y, detalle que nos interesa, «lavado o destrucción dispersa y general».

La acepción del lavado, al contrastarla con las historias que conocemos, nos hace pensar en la intención del Dios hebreo de sanear la tierra de conductas reprobables o, en el caso de Enlil, deidad mesopotámica, liberarse de la ruidosa molestia que son los mortales.

El diluvio universal en Mesopotamia

Considerada la versión más antigua de la historia, como decíamos, tiene por protagonista al dios mesopotámico Enlil, señor absoluto del panteón sumerio. Entre las características atribuidas a esta deidad, está la de controlar el clima, hasta cierto punto responsable de la bonanza de las cosechas. Decimos hasta cierto punto porque, en el entorno mesopotámico, el clima no es decisivo a la hora de beneficiar o malograr las cosechas, pero sí al determinar el comportamiento de los ríos locales. De ahí que, si Enlil quiere castigar a los mortales, lo haga con terribles inundaciones.

Volviendo al mito sumerio, la diosa Ea advierte del desastre a Uta-na-pistim, un mortal. Para garantizar su supervivencia y de la sus descendientes, tendrá que construir una embarcación que albergue animales y semillas.

Este relato se repite con distintos protagonistas en tablillas sumerias y acadias. El propio Uta-na-pistim aparece como secundario en el poema de Gilgamesh, como único mortal que conoce el secreto de la inmortalidad.

El diluvio universal en el judaísmo y el cristianismo

El diluvio universal aparece por primera vez en la Biblia dentro del libro del Génesis. Uta-na-pistim es aquí Noé, que realizará una labor similar reuniendo a su familia y a una pareja de cada especie animal.

En el Génesis encontramos amplios detalles sobre el acontecimiento, sembrando la semilla de que estemos ante un evento histórico y de alcance mundial.

El diluvio universal, por Jan Van Scorel

«El diluvio universal», por Jan Van Scorel

Las tradiciones apócrifas, en cambio, se vinculan fuertemente con el estrato mitológico, indicando que el diluvio tiene mucho de castigo hacia los gigantes de la antigüedad, un pueblo que afectó en exceso al desarrollo de la humanidad y que Dios decidió extinguir.

El cristianismo, el Diluvio Universal es rememorado por Jesús y algunos de sus apóstoles, dándole por igual trascendencia histórica y alegórica.

El diluvio universal en la tradición grecorromana

Al igual que en las anteriores tradiciones reseñadas, la mitología griega comparte la motivación de los dioses por limpiar el mundo de comportamientos impíos.

En el caso de los griegos, es Zeus responsable del diluvio, enviado en respuesta de los sacrificios humanos infantiles llevados a cabo por el rey Licaón. En el mito, Zeus no solo anega la tierra de agua, también convierte al regente y su prole en lobos.

El único advertido de que el diluvio se avecina es Deucalión, que junto a su esposa Pirra se embarcaron y, posteriormente, se encargaron de repoblar el mundo una vez las aguas descendieron.

El diluvio universal como catástrofe histórica

Si bien existen estudios que arrojan luz sobre una catástrofe fluvial ocurrida en alrededor del siglo XXX a.C., el grueso de los expertos coincide en la imposibilidad de que haya ocurrido a un nivel global.

Entre las posibilidades que se barajan se encuentra la citada inundación fluvial y un posible desbordamiento del mar Negro en tiempos de la última era glacial.

Otras líneas de investigación trabajan con el propio conocimiento de las culturas asociadas al mito y al hecho de que hubieran encontrado restos de criaturas marinas en regiones montañosas y hasta desérticas. Nosotros, al tanto del devenir de nuestro mundo, desmitificamos tales descubrimientos. La gente de la antigüedad, en cambio, no dudó en incluirlos en sus sistemas mitológicos.

Carácter alegórico del Diluvio Universal

A nivel simbólico, los diluvios se distinguen de otras catástrofes por no ser definitivas. Contiene un elemento de regeneración, una eliminación de lo obsoleto por una serie de nuevas formas.

El diluvio llega a relacionarse con la ceremonia del bautismo, en la que los pecados se diluirían en beneficio de una nueva humanidad.

En el contexto mitológico irlandés, el diluvio universal delimita historia y prehistoria.


En conclusión, fuera realidad o alegoría, el diluvio universal es un hecho definitorio durante el mundo antiguo. Muchos textos acadios hacia distinción de eventos entre los anteriores y posteriores al desastre, así que su influencia es indudable. Igualmente, existen leyendas sobre diluvios y grandes inundaciones alrededor del mundo, desde Asia a América.