El héroe de las mil caras es un ensayo publicado en 1949 por Joseph Campbell, mitólogo y profesor estadounidense. En el volumen, explora el concepto del monomito o viaje del héroe, un patrón recurrente en los mitos de la antigüedad que, posteriormente, será trasladado a la industria del entretenimiento.

A lo largo del libro, Joseph Campbell desgrana las relaciones entre diferentes mitos y ritos, llegando en el último capítulo de la obra a conclusiones que entrelazan las cuestiones mitológicas con la búsqueda de un sentido a la vida, así como la relación del invididuo con la comunidad.

El monomito de Joseph Campbell

El concepto de monomito, expuesto por Joseph Campbell en El héroe de las mil caras parte de una base mitológica para trabajar codo con codo con la simbología y el principio de los arquetipos de la psicología junguiana. Así, la propuesta del monomito salta de lo meramente narrativo a un nivel psicológico que revaloriza el mito como un canal a través del que se manifiesta el yo individual y colectivo.

En esencia, el monomito representa a un viaje heroico. A una partida, a la superación de una serie de pruebas durante el trayecto y a un retorno para el héroe tras ampliar su comprensión del mundo.

joseph campbell mitología comparada

Ese viaje puede o no estar sembrado de encuentros simbólicos. En ocasiones adoptan la forma de pruebas y, en otras, de encuentros con personajes determinantes en la correcta resolución del periplo.

Para Campbell, el monomito presenta doce estadios que van del mundo ordinario del que parte el héroe al momento en que retorna triunfante con una solución a los problemas comunitarios de ese mundo ordinario. De este modo, el héroe trabaja por el colectivo y asegura la supervivencia de este, como el propio Campbell recoge en los distintos mitos que analiza en la obra.

Méritos y críticas a El héroe de las mil caras

Este acercamiento estructuralista al mito tiene algo del análisis que Vladimir Propp hizo de los cuentos populares rusos. Joseph Campbell simplifica las complejas ecuaciones de Propp en beneficio de la comprensión de su teoría; incluso se le achaca que tal adaptación llegue a ser forzada en sus ejemplos, en especial cuando el mito analizado se sale de la órbita judeocristiana y grecolatina.

También es una teoría que no tiene en la consideración debida a los mitos protagonizados por mujeres. Los hay, ya que este ensayo es, ante todo, exhaustivo, aunque el monomito no parece especialmente diseñado para cubrir las problemáticas de género.

el héroe de las mil caras, de joseph campbell

Lo que es indudable es que El héroe de las mil caras es un ejercicio narrativo que atrajo la atención de la población hacia la mitología comparada. Atención en un sentido divulgativo, no académico. El ensayo es una lectura asequible que otorga poco protagonismo a las referencias y que, con el tiempo, se ha ido alejando de las actuales prácticas de la mitología comparada, que tienden al corte sincrónico en lugar del diacrónico propio de Campbell.

Otro demérito ajeno a Campbell es la vulgarización del monomito y su uso en ficciones cinematográficas. Comenzó en el momento en que cineastas George Lucas detectaron el potencial del viaje del héroe

El grueso de las conclusiones de la obra se ubican en el último capítulo de El héroe de las mil caras, donde Joseph Campbell se concentra en el valor del monomito para el sujeto moderno. También aboga por la sociedad como un sistema que convierte al individuo en un órgano, así que su plenitud, su sentido, se encuentra en la perfecta integración con la comunidad.

Tales conclusiones evidencian el fondo humanista tras el trabajo e Joseph Campbell, la intención de explicar a través del mito las inquietudes humanas de los últimos milenios.