El evemerismo es una de las teorías de la interpretación del mito más antiguas. Desarrollada por Evérmero de Mesene (s. IV a. C.), aboga por la naturaleza histórica y social de los mitos, con unos dioses que representarían a figuras históricas cuyas gestas han quedado olvidadas o desfiguradas por el paso del tiempo.

Definición de evemerismo

El evemerismo es una teoría hermenéutica de interpretación del mito. Se aleja de las líneas filosóficas, religiosas y psicológicas con las que acostumbramos a analizarlos. En este caso, beneficia principalmente al historicismo.

Según el evemerismo, los hechos mitológicos surgen de eventos y personajes reales. La transmisión exagerada y adulterada de tales historias ha derivado en su forma actual, un gesto que, por otra parte, también merece análisis. ¿Qué interés existe en esta exaltación de gestas y héroes? ¿Responde a intereses políticos o es un proceso social?

En cualquier caso, el evemerismo ha contado con sólidos representantes a lo largo de los siglos, en especial, en el periodo clásico y neoclásico, más conectados, los primeros por proximidad temporal y los segundos por poética, con el mito y su influencia en la sociedad y las artes.

Evémero de Mesene y la ‘Inscripción sagrada’

El evemerismo se atribuye a Evémero de Mesene, un mitógrafo griego de la corte de Casandro, rey de Macedonia. Su nacimiento y origen no están claros, con fuentes que se contradicen. Eso sí, todas coinciden al atribuirle la autoría de Inscripción sagrada (ερ ναγραφή), la obra más relevante de un conjunto del que solo sobreviven menciones y citas. Incluso traducciones posteriores, como la de Ennio, desaparecieron igualmente.

El mérito de Evérmero, ya que otros autores previos ya habían defendido el mito como una “historia disfrazada”, es el desarrollar una teoría aplicable a los mitos, una sistematización de la que, lamentablemente, disponemos de escasos datos.

Inscripción sagrada y el trabajo de Evérmero es en sí lo que actualmente llamaríamos una novela filosófica. En ella, describe viajes reales con notables elementos de ficción, como la isla de Panchaea. En ella residen diferentes tribus, de etnias variadas, coexistiendo utópicamente en la tradición helénica de la Edad de oro, referida por Hesíodo como un estrato histórico en el que la humanidad vivió en un estado beatífico próximo a la divinidad. En el volumen, Evémero analiza los mitos populares en un intento de trasladarlos a los intereses naturalistas propios de la cultura helenística, convirtiéndolos así en reyes, héroes bélicos y sociales que se ganaron la veneración tanto de sus contemporáneos como de las generaciones posteriores.

Comentaristas al evemerismo

Son numerosos los comentaristas de la obra de Evémero. Gracias a ellos conocemos sus teorías, como las menciones en el sexto volumen de Bibliotheca de Diodoro Sículo. Eusebio, posteriormente, también cita al mitógrafo; así como la ya mencionada traducción de Ennio. Posteriormente, encontramos a Lactancio y sus Institutiones divinae, así como citas en la obra de Agustín de Hipona. El evemerismo resultó de enorme utilidad para la iglesia cristiana para justificar e integrar el paganismo en su doctrina (no así para justificar sus propios mitos).