Para la escasez de datos directos que disponemos sobre su persona y obra, Evérmero de Mesene se ha erigido una de las figuras clave en la corriente desmitificadora del evemerismo. Para arrojar luz sobre tan enigmático pensador, recurrimos a una de las publicaciones más completas sobre su persona, el libro Los dioses de la ruta del incienso: Un estudio sobre Evémero de Mesene, de Vicente Domínguez García.

Como su propio autor indica, estamos ante un texto universitario que, sin renunciar al rigor academicista, imbuye a las fuentes empleadas el dinamismo que una narración orientada al gran público exige.

los-dioses-de-la-ruta-del-incienso-evémero-de-mesene

Así, nos encontramos con un volumen –editado por la Universidad de Oviedo– que recoge el grueso de menciones a Evémero de Mesene y traza líneas de diálogo desde la propia época del pensador a los diferentes futuros que tuvieron en consideración su obra, ya fuera para desmontar sus teorías con críticas de variada ferocidad o emplearlas como herramienta indirecta contra el paganismo.

Los ejes en la obra de Evémero de Mesene

Para la escasez de referencias disponibles, todas ellas de fecha posterior a la vida del de Mesene, Los dioses de la ruta del incienso: Un estudio sobre Evémero de Mesene, compone varias fotografías del pensador helénico a partir de reflexiones propias y de especialistas en este. Así, el ensayo adquiere carácter de investigación en profundidad que gira en torno a tres ejes: el propio Evémero, la Hierá anagraphé y la isla de Panquea, en especial, las descripciones utópicas de esta última.

De este análisis surgen suspicacias interesantes, como el hecho de que Evémero no es la fuente de la que mana el evemerismo, sino que más bien se vuelve «evemerista» a partir de los comentaristas posteriores. Por lo tanto, su figura entra y sale según este mismo interés de las listas de pensadores ateos de la época helenística. Vicente Domínguez García indaga aquí sobre tales intereses, en especial, a partir de las obras de Lactancio, Diodoro de Sicilia y Eusebio de Cesarea, donde cada uno de ellos hace un uso de la Hierá anagraphé utilitario y en constante beneficio para su discurso.

El acercamiento de Vicente Domínguez García

En este estudio sobre la obra de Evémero de Mesene hayamos el potencial del músculo académico, con una exhaustividad que dejará satisfechas a las personas que en algún momento se han interesado por el trabajo del desconocido pensador griego.

Vicente Domínguez García pone sobre la mesa causas sociales, políticas y religiosas; también se adentra de forma amena en los potencialmente densos análisis lingüísticos –atendiendo a la obra de Calímaco, crítico con Evémero–; y, sobre todo, establece diferentes focos en cada capítulo que arrojan luz sobre una figura que, más allá de las críticas a su obra y pensamiento, tiene de meritorio haber establecido un ángulo novedoso en la forma de entender a los dioses. Más allá de Platón, Hesíodo y Homero, Evémero de Mesene se erige rara avis que deconstruye el mito y lo racionaliza en una realidad donde los intereses generales juegan en su contra.


Foto de cabecera por Emile Guillemot.