Como persona que navega entre la literatura y el marketing, dos mundos para muchos antagónicos, un proyecto como Mitocríticas es una apuesta arriesgada. El riesgo radica en los extremos, el refugiar los artículos en la disciplina académica –con rigor metodológico– o permitir la afectación característica a todo texto que aspira a una posición en Google –la búsqueda de visitas–.

El que escogiera Mitocríticas como nombre de la revista tampoco ayuda a definir el público, ya que aquellas personas que reconozcan la palabra evocarán el trabajo de Gilbert Durand acerca del imaginario y los acercamientos teóricos al mito. Si bien recibe su influencia, Mitocríticas recorre un camino distinto, enfatizando en las manifestaciones culturales contemporáneas y alejándose de los estudios semiológicos que, para el aficionado casual a la mitología pueden resultar ajenos. No obstante, Mitocríticas es un proyecto dinámico y puede adaptarse a los intereses de un amplio rango de lectores, así que no descartamos tales aproximaciones en un futuro.

Mitocríticas es una web con vocación divulgativa aunque también lúdica. Queremos ser rigurosos, pero también gustar al máximo número de personas. Para ello trataremos de ofrecer artículos que satisfagan el interés de los que se interesan superficialmente en la mitología y que ven en esta aproximación un terreno poco explorado. Al igual, nos gustaría que los eruditos en el tema digan la suya, positiva como negativamente, con el fin de que la revista mejore.

Pienso que el terreno de la mitocrítica es un campo poco explorado más allá del ambiente académico. También creo que posee un enorme atractivo como para desarrollarlo en un término medio como esta web. Que esta introducción a Mitocríticas sirva de bienvenida.